Derechos de Autor de este Blogger

1 de junio de 2014

¿QUE SABES DE LOS SOLARES?

Con la llegada del buen tiempo, nuestra piel se expone más a las radiaciones solares. Como nos han enseñado correremos en busca de los protectores para "no quemarnos", "no resecar la piel", "protegernos de los rayos UVA"...

Ciertamente, el sol nos da la vida y nos ayuda a sintetizar la vitamina D, aunuqe 15 minutos diarios todo el año, son suficientes para este menester; debes saber que en exceso acelera el envejecimiento y puede provocar reacciones alérgicas. Como siempre, la moderación es la clave para beneficiarnos del astro rey.

¿Quizás lo sabes?... ¿o no?

  • Los rayos UVA son los causantes de la pigmentación de la piel. Penetran en la dermis, que es la capa más profunda de la piel. Son responsables del envejecimiento prematuro, manchas y cáncer de piel.
  • Los rayos UVB son los que provocan enrojecimiento. Penetran en la epidermis, que es la capa más superficial de la piel. En exceso, causan las quemaduras.
  • Las cremas con factor protector solar 30 no ofrecen el doble de las que tienen un factor protector solar 15. Aplicado correctamente, los filtros con SPF15 protegen el 93 % de los rayos UVB, mientras que los de SPF30, ofrecen un 97 %. Es mucho más importante aplicar la loción solar regularmente y con la cantidad apropiada.
  • Existen lociones solares resistentes al agua hechas a base de aceites minerales y siliconas que causan sarpullidos. Hacen como un efecto film y no la dejan transpirar.
  • La escala de valoración del índice de protección solar es diferente en Europa, América o Asia. Por eso, es importante saber de donde proviene la fabricación del protector. En Europa, COLIPA.

¿Que debes tener en cuenta?

  • Hay especialistas y dermatólogos que no recomiendan protección solar 50 porque por muy mayor que sea la protección nunca estamos protegidos al 100 % y al ponernos 50 propiciamos a estar más tiempo al sol sin mejor y más control de cuando ha sido nuestra última aplicación, con todo lo que conlleva. Cuando estamos en la playita, nuestro sentido del tiempo cambia y nos "descontrolamos" un poco.
  • Aplicar la cantidad adecuada y de la forma correcta. Estudios recientes demuestran que si se aplica solamente la mitad de cantidad recomendada de protector solar, el nivel de protección disminuye considerablemente. Por ejemplo, aplicar la mitad de la cantidad de SPF25 sólo aportará la protección de SPF5 y la mitad de cantidad de SPF50, sólo dará protección de un SPF7. Como recomendación general, un adulto necesita unos 25 gramos de crema solar para dar la protección que se necesita en todo el cuerpo. (esta explicación argumenta perfectamente el dilema de las protecciones altas ya que pensamos que llevamos una protección potente y no llega a un nivel de protección de una hora apenas).
  • Utilizar productos que garanticen que no incluyen nanopartículas en su composición. Las nanopartículas son partículas extremadamente pequeñas que generalmente no se analizan ni se incluyen en las etiquetas de los productos de cuidado personal. Estas partículas son capaces de ser absorbidas directamente en el torrente sanguíneo. Se pueden encontrar en algunas sombras de ojos, maquillajes bronceadores, filtros solares y lociones.
  • El agua o la arena reflejan los rayos solares, así que hay que tenerlo en cuenta. No nos dejemos engañar en los días nublados, las nubes no son un escudo de los rayos solares. Y cuidado en suelo de piscinas, porque los rayos se disparan hacía nuestro cuerpo desde el suelo, como una bala, y aunque creamos que estamos protegidos por la sombrilla, no es así.
  • Volver a aplicar la crema cuando salgamos del agua o nos demos un baño en las duchas. Aunque hay marcas que especifican que son resistentes al agua, no hay recetas infalibles...
  • Si sudas mucho también repite la aplicación con más frecuencia.
Existe una controversia entre las distintas partes (y claro intereses económicos) como dermatólogos, fabricantes, organismos reguladores y consumidores sobre un tema tan importante como es el daño que puede hacernos el sol y qué productos utilizar para que este daño sea menor. 
Si bien me remito como siempre a utilizar el sentido común, por otro lado y moviéndome ahora, en el sector de la cosmética natural, optaré por productos que lleven la menos cantidad de química en su composición.
Química creada por la industria para minimizar costes a "costa" del consumidor. 

Y ahora, yo me pregunto ¿por qué en algunos países están prohibidos algunos componentes como la oxibenzona o el PABA? Los señores que deciden el que estén prohibidos o no ¿qué se ponen en la piel cuando toman el sol? ¿son unos inconscientes?

Os dejo estos links para aprender más...


Si te ha gustado por favor compártelo para que otros puedan saberlo...
Gracias!!