Derechos de Autor de este Blogger

6 de marzo de 2013

TOC TOC, ¿SE PUEDE?


 

Estos días de frio y lluvia, he pensado mucho en ellos, este post va por vosotros: José, Rubén, Antonio, Juan, Manuel, Vanesa,  Pablo, Pedro, Ángel, Oscar, Fernando, Albert...y tantos otros conocidos, en los que pienso en días fríos, calurosos o lluviosos...porque sé que en algún momento llamarán a tu puerta, y tu le abrirás o no...pero sobre todo va por LOLA de Salerm Cosmetics Galicia (en la foto con pelo corto), una persona que conocí poco, pero lo poco, valió la pena....Descanse en Paz...


Grupo Comercial Salerm Cosmetics Galicia
Gala Salerm Cosmetics Pontevedra 2010

Tic tac, tic tac...Nueve de la mañana, abres la puerta de tu salón, piensas, ¿Cuánta gente tendré hoy? Espero que entren tintes y mechas, si no, como mínimo unos cuantos cortes, y tu rutina se rompe de repente porque alguien llama a tu puerta, entra en tu casa e irrumpe en tu monotonía.

Resulta que estabas arreglándote ese mechón que por la lluvia se te había encrespado, o te retocabas las uñas pintadas anteayer, quizás estabas con tu primer cliente o simplemente mirabas una revista porque no sabías que hacer, aburrida y todo, detestas que ellos vengan y empiecen a hablar de productos, su marca siempre será la mejor, es lo que tienen y es lo que venden, porque con ello compran comida a sus hijos, con ello pueden salir de copas o comprar un regalo a la novia, pagar el alquiler o la hipoteca, en resumen, vendiendo se ganan la vida para poder vivirla. Como tú que usando sus productos, puedes seguir ahí.

No es tan diferente la jugada, unos compramos, otros vendemos, y gracias a ello una empresa X, gana dinero para invertir en novedades y estar ahí para ti.

El comercial, es una persona que necesita gasto extra de suela de zapatos, que pasa frio, sus manos heladas habrán tocado las tuyas infinidad de veces, sus suelas mojadas por la lluvia te dejan huellas en el suelo del salón, y que decir del sol...piel bronceada hasta el cuello, ahi donde empieza el de la camida, pies hinchados que necesitan un masaje diario, duricias de tanto andar...si, es duro ser comercial, se pasa mal.

Reconozcamos todos que el trabajo que realizan los comerciales de cualquier marca,  no es nada fácil, la verdad es que impresiona el trabajo tan duro que realizan, por las situación económica que atraviesa nuestro país. Además, todos coinciden en mencionar la soledad que invade su día a día, porque aunque pasen mucho tiempo tratando con gente diferente, la mayoría de ellos son totalmente diferentes, nunca llegan a crear ningún vínculo con ellos, más allá del vínculo comercial. Y por supuestos todos tienen una lista interminable de anécdotas que contar sobre su trabajo...

Y no solo lo pasa mal en invierno, en verano, ¿sabes el calor que hace con americana y corbata a 40 grados? sabes cómo se recalientan los pies de una persona andando todo el día, por calles mejores y peores, ¿piensas alguna vez que él está ahí para que tú puedas hacer esos colores maravillosos y esas mechas que te dan la fama por el vecindario?

Que hace además de venderte a ti, un comercial:

Responden a tus llamadas, algunas veces los clientes se ponen en contacto con él porque tienen alguna duda sobre su factura, porque necesitan que acuda un técnico o porque quieren añadir algún otro producto a su compra.
Sin ser profesionales de la peluquería, llegan a saber que lleva un tinte, una decoloración, para que sirve y hasta podrían ayudarte en caso de mucho trabajo, no tienen el tiulo, pero saben de peluquería y de los productos que quieren aconsejarte. Saben lo que es mejor para ti.

Pueden diseñarte una peluquería nueva o la que ya tienes en caso de querer renovarla, te hacen planos y te dibujan como si de un arquitecto se tratará. Aconsejándote las últimas novedades, o tendencias, para que tu peluquería sea la mejor del barrio.

Captación de clientes: como ya os podéis imaginar con la situación económica que atraviesa España, esta tarea no resulta nada fácil, pero aún así nuestros comerciales no tiran nunca la toalla y siempre intentan conseguir nuevos clientes. Porque confían en la marca que tienen entre manos, saben que su producto es de buena calidad y precio adecuado. Intentan hacerte las mejores ofertas para que tu bolsillo no se vea repercutido, a expensas de no ganar nada ellos.¿ Supongo que sabes que ganan más contra menos te bonifican? Piénsalo la próxima vez que te ofrezcan más. No dudes y cómprales, pierden para que tu ganes.

¿Has pensado alguna vez que cuando te colocas entre la puerta y la entrada sin ni siquiera dejarle entrar, puede afectar a su estado emocional de tal modo que a partir de ahí la venta le pueda ir mal el resto del día?

Piensa la próxima vez que un comercial vaya a tu negocio, que debes escucharlo, quizás te enseñea algo que desconocías de la marca que representa, o quizás una oferta nueva que puede interesarte. Quizás solo te explique un chiste y te haga reír dos segundos. Pero cuando haga toc toc, dejale entrar.

Piensa, como dije antes, que se pasa el día solo, sin hablar con nadie, solo de producto una y otra vez, siempre la misma conversación, día tras día, semana a semana, mes a mes.

Ya sabes, lo que se siembra se recoge. Y tú como todos, quieres recoger, así que...

El próximo día que un comercial llame a tu puerta, ábrele, déjale sentarse, deja que te enseñe su catalogo, sus productos, y ¿por qué no? ofrécele un vaso de agua o un café, o simplemente una gran sonrisa... puede que no le compres nada, bien porque no lo necesitas, bien porque no puedes, pero le estarás dando la oportunidad de explicarse, de relajarse, de sentirse importante y de poder seguir con alegría su camino diario, comiendose el mundo, llegando a casa por la noche, con sonrisas y ganas de jugar con sus hijos, de besar a su esposa, de salir de nuevo por la mañana y pensar que valió la pena haberte visitado...