Derechos de Autor de este Blogger

25 de junio de 2012

RECOMENDACIONES ERGONÓMICAS PARA PROFESIONALES DE PELUQUERÍA




En tu trabajo como profesional de la peluquería, pasarás muchas horas de pie, inclinándote, estirándote y repitiendo los mismos movimientos. Todas las actividades repetitivas pueden causar cansancio y dolor en diversas partes del cuerpo, y a veces, pueden incluso causar una lesión grave. Algunas molestias, dolores y lesiones se desarrollan lentamente durante un largo período. En muchos casos, los problemas de salud se podrían haber prevenido con una mejor postura, mejores hábitos de trabajo y un equipo adecuado. Una ciencia denominada “ergonomía” se encarga de estudiar como hacemos nuestro trabajo, que movimientos corporales, posiciones, herramientas y equipos deberíamos usar y el efecto que todas estas cosas tienen sobre nuestra salud y bienestar, y las de nuestra cliente.

Esta ciencia cada vez mas difundida, desarrolla continuamente nuevas herramientas y equipos para ayudarnos a abordar estas cuestiones de salud y para que logremos mayor productividad en nuestra carrera como profesional en el salón.

Debemos estar al tanto de las recomendaciones para prevenir problemas en las manos, las muñecas, los hombros, el cuello, cervicales, la espalda, los pies y las piernas. Si desde un principio desarrollamos los consejos que nos dan en la escuela y los volvemos habitos diarios, empezaremos en la dirección correcta, los malos vicios adquiridos con el tiempo cuestan mucho después de eliminar.

CUELLO Y ESPALDA

La columna vertebral se extiende desde la aprte superior del cuello hasta la parte inferior de la espalda. Está formada por muchos huesos denominados vértebras, que se encuentran uno debajo del otro. Entre cada par de vértebras hay articulaciones y discos que les proporcionan al cuello y a la espalda flexibilidad para moverse.

Los discos son flexibles porque tienen una sustancia gelatinosa en su interior. Tanto las articulaciones como los discos pueden lastimarse si están tensos o si se les comprime. Mantener el cuerpo inclinado o torcido durante un periodo prolongado puede provocarte dolor en el cuello, la espalda los brazos o las piernas, especialmente si un disco se rompe.

La contractura de cuello y espalda puede producirse si durante tu trabajo:

-          Te inclinas hacia adelante al lavar la cabeza, cortar el cabello, hacer trabajos faciales o de manicura o pedicura.

-          Giras tu cuerpo para acercarte a un cliente o para alcanzar algo.

-          Intentas alcanzar productos en lugares demasiado altos.

-          Te arqueas (inclinas) hacia atrás porque has permanecido de pie durante mucho tiempo.

-          Permaneces de pie durante mucho tiempo con zapatos de tacón alto.

Las reomendaciones para prevenir los problemas de cuello y esplada incluyen:

-          Mantener la espalda derecha mientras trabajas. Flexionarte por la cadera, en vez de por la cintura (con la espalda recta).

-          Usar un lavacabezas que te permita ubicarte detrás de tu cliente para lavarle la cabeza sin tener que girar.

-          Ajustar la altura de la silla de tu cliente.

-          Inclinar la cabeza de la cliente en una posición que te resulte cómoda.

-          Trabajar con la cliente de pie si tiene el cabello muy largo o sentada en un taburete.

-          Usar una silla con asiento inclinado para hacer la manicura o sentarse sobre un cojín en forma de cuña para que el cuerpo quede inclinado hacia adelante.

-          Doblar las rodillas ligeramente y tensar los músculos abdominales cuando tengas que estirarte. Este movimiento evitará que te arquees para atrás.

-          Cuando permanezcas de pie durante prolongados periodos de tiempo (viernes y sábado son un buen ejemplo), colocar de vez en cuando un pie sobre un taburete o sobre la barra debajo de la silla de tu cliente, si la hubiese.

-          Evitar zapatos de tacones altos.

-          Subirse en una escalera para coger o colocar productos en estanterías altas.

PIES Y PIERNAS

Si permaneces de pie durante un prolongado periodo de tiempo, los pies y los tobillos pueden hincharse, y tienes mayor riesgo de padecer de venas varicosas. Además, di cualquier parte del pie se encuentra bajo presión, se crearán callos, durezas o irritación de la piel, en el punto de presión.

Los problemas de pies y piernas pueden producirse si:

-          Permaneces de pie durante largos períodos , especialmente sobre una superficie dura.

-          Usas zapatos de tacones altos, especialmente con puntas puntiagudas.

-          Usas zapatos con apoyo deficiente para los arcos o suelas duras. (últimamente los zuecos están en desuso puesto que no sujetan bien el pie  y puede provocar caídas)

-          Usas zapatos que no te calzan bien.

Las recomendaciones para prevenir los problemas de pies y piernas incluyen:

-          No permanecer de pie durante prolongados períodos sin sentarse. Cambiar de posición frecuentemente. Usar un taburete o asiento movible si necesitas descansar tus pies mientras trabajas con la cliente.

-          Elevar los pies sobre un taburete cuando tomes un descanso.

-          Usar zapatos cómodos con suela de goma y con un buen apoyo en los arcos, que te sujete bien el pie.

-          Evitar zapatos con tacones altos o puntas puntiagudas, ya que aumentan la presión sobre los dedos y los aprietan en la parte delantera del zapato.

-          Usar un felpudo mullido para reducir la fatiga que se produce al estar de pie sobre una superficie dura todo el día.

-          Usar medidas especiales para evitar la inflamación de las piernas. (cremas frías, masajes, baños de agua fría al llegar a casa…)

-          Las sillas hidráulicas de las clientes deben tener un mecanismo de ajuste para poder elevarlas y bajarlas.

MANOS Y MUÑECAS

La mayoría de los músculos que mueven la mano y los dedos están, en realidad en tu antebrazo. Estos músculos están unidos a la mano y a los dedos por los tendones, que son como cuerdas que pasan a través de la muñeca. La tendinitis se produce cuando estos tendones se inflaman.

El túnel carpiano está situado en la muñeca, rodeado por huesos y tejido. Un nervio y varios tendones pasan a través de este túnel. Si tienes tendinitis, los tendones se hinchan y el nervio que se encuentra en el túnel queda oprimido. Esta condición, llamada síndrome del túnel carpiano puede hacer que la mano presente entumecimiento y debilidad.

Las principales causas para padecer STC, son:

-          Doblar mucho la muñeca.

-          Apretar o agarrar demasiado fuerte.

-          Repetir un movimiento una y otra vez.

Esto ocurre cuando:

-          Cortamos el cabello, sostenemos el secador o estamos usando un cepillo redondo, rulos o plancha.

-          Cortamos con tijeras que no se adaptan a nuestra mano.

-          Cortamos con tijeras que no cortan bien o no están debidamente lubricadas.

-          Damos un masaje a una cliente.

-          Rizamos el cabello con la plancha.

-          Usamos un peine que no se desliza fácilmente.

Las recomendaciones para prevenir estos problemas son:

-          Ajustar la altura de la silla. Bajarla para trabajar la coronilla y elevarla para trabajar debajo del nivel de la oreja, para evitar doblar la muñeca.

-          Girar la silla para que no tengas que estirarte por encima o por delante de la cliente.

-          Inclinar la cabeza de la cliente para evitar doblar mucho el brazo, la mano  y la muñeca.

-          Usar tijeras afiladas que se adapten a tu mano y que estén ajustadas y lubricadas correctamente.

-          Girar el mango del cepillo redondo con los dedos pulgar e índice, en lugar de doblar continuamente la muñeca.

-          Usar técnicas de corte que te ayuden a mantener las muñecas rectas.

-          Debe haber apoyabrazos para ti y para la cliente en el sillón para hacer la manicura.

HOMBROS

Nuestros hombros tienen músculos y tendones. También tienen una bolsa sinovial que es un saco lleno de líquido. Si sufrimos contracturas en los hombros, podemos tener dolor muscular, tendinitis o bursitis. Es muy fácil padecer algo de esto si mantenemos los hombros a menudo alejados del cuerpo y muy estirados o si los elevamos llevando el codo por encima de la altura del hombro.

Se sufren contracturas en los hombros cuando:

-          Nos estiramos para cortar, secar o rizar  la coronilla de la cabeza.

-          Nos estiramos por delante del cuerpo de nuestra cliente para lavar o secar.

-          Nos estiramos por encima de una mesa para hacer la manicura.

-          Nos estiramos para tomar las tijeras y los peines del tocador.

-          Nos estiramos para alcanzar productos o útiles de un estante alto.

-          Sostenemos maquinillas pesadas, especialmente si nuestro brazo está estirado o levantado.

Las recomendaciones para prevenir problemas en los hombros son:

-          Ajustar la altura de la silla cuando trabajemos en una cliente, así nuestros brazos estarán cerca de los laterales.

-          Girar la silla y acercarnos a  la cliente lo más que podemos.

-          Inclinar la cabeza de la cliente en una posición que nos resulte cómoda.

-          Sostener las herramientas de tal manera que no tengamos que levantar los brazos.

-          Pedir a la cliente que estire su mano hacia nosotras cuando le estemos haciendo las uñas; no te estires para llegar a su mano.

-          Usar un apoyabrazos cuando hagas la manicura o apoyar tus brazos sobre toallas dobladas.



*Adaptado de Health and Safety for Hair Care and Beauty Professionals (Seguridad e Higiene para los Profesionales del Cuidado Capilar y de la Belleza). Programa de Salud Ocupacional Laboral. Universidad de California. Berkeley.