Derechos de Autor de este Blogger

19 de noviembre de 2010

Los neumólogos alertan del incremento de la incidencia del asma ocupacional

Estiman que el 27% de los casos de asma tiene relación con el trabajo

Son muchas las profesiones en las que es relativamente fácil desarrollar asma laboral, denominada así porque su origen está en la susceptibilidad del organismo ante ciertas sustancias o elementos, por lo general de naturaleza química, presentes en el lugar de trabajo.

Según las estimaciones de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el 15% de los casos de asma en nuestro país son de origen ocupacional, y hay un 27% de casos en los que este trastorno respiratorio tiene algún tipo de conexión con el empleo.

Un estudio del Ministerio de Trabajo revela que cerca del 20% de los empleados están expuestos a polvos, humos, gases o vapores nocivos o tóxicos mientras llevan a cabo su labor. Una proporción que se eleva al 33,5% cuando los sectores analizados se limitan a las industrias química y metalúrgica.

Los especialistas hablan de una relación entre el grado de intensidad del asma y el trabajo. Es decir, que los asmas más severos se asocian con determinadas ocupaciones. Entre ellas destacan las relativas al sector de la limpieza industrial o aquellas en las que es habitual entrar en contacto con productos químicos altamente reactivos.

Hoy se conocen al menos 300 agentes que causan asma ocupacional, aunque las formas más comunes son las que se detectan entre los panaderos y los profesionales expuestos a los isocianatos, sustancias que se utilizan para la fabricación de espuma de poliuretano, barnices, pinturas y plásticos.

En el caso de los panaderos, la causa más común del asma es la sensibilización al trigo o al centeno. También algunos aditivos como la amilasa, la papaína o la hemicelulasa pueden actuar como sensibilizantes.

Infradiagnóstico
La prevención de los brotes de asma ocupacional no es sencilla, ni siquiera en el propio ámbito sanitario, donde se da con frecuencia la alergia al látex, el material con el que están realizados, por ejemplo, los guantes quirúrgicos.

Por otro lado, los expertos alertan de que esta enfermedad está poco diagnosticada. En este sentido, apuestan por protocolos específicos sobre patología ocupacional respiratoria, aumentar la formación continuada en estos temas y estrechar la colaboración con los servicios más especializados.